La Celestina de Fernando de Rojas, es una obra clásica de la que podemos encontrar un sinnúmero de versiones. En esta puesta en escena, «La Morris» hace un pequeño homenaje a Ofelia Guilmain, reconocida maestra en el arte Teatral y cuya Celestina la inspiró para montar esta narración a través de cante y el zapateado. Aparentemente el flamenco es un estilo sin mucha variación, nada más alejado de la verdad, la prueba está en piezas como esta en la que los distintos palos del flamenco son el medio que nos conectan con las emociones y el drama de la obra. Los pocos elementos escenográficos, recrean los ambientes necesarios para que se lleve a cabo esta tragicomedia en la que habitan el amor, la pasión y la hechicería. La dirección de La Morris, no ha dejado nada al descuido, la ya mencionada escenografía, los excelentes músicos y bailaores, así como un impecable vestuario, hablan de la experiencia y exigencia de la directora y fundadora de El Ballet Teatro Flamenco.
Bailan: Ma. Antonia «La Morris», Marién Luévano, Carlos Ramírez, Armando Tovar, Ricardo Ortiz «El Niño», Nuria Rubio, Mónica del Castillo y Ma. Martha Rodríguez.
Músicos: Joel Díaz «Cachito», Fernando Soto, Christian Talavera y Salomón Infante.

Leave a comment