Los sueños a veces vienen en capas, vemos  a otros   y a nosotros mismos de varias formas  simultáneamente, son conversaciones entre el Ello, el Yo y el Super yo. Algunas de estas experiencias oníricas resultan ser  viajes  a otros mundos como el que  emprende el personaje de  «Luz de Niebla». Esta entidad se  encuentra en una dimensión en la que nace varias veces,  experimenta  su cuerpo, sus sentidos, muere   para nacer de nuevo y  morir otra vez; también  se siente atrapada, pero puede volar.  Nuestra protagonista exploradora de sus sueños, está interpretada por dos bailarinas y un títere. La escenografía, iluminación, vestuario y utilería, reflejan una sobria femineidad que va muy de la mano  con la danza Butoh que  se ejecuta en esta obra. Es una pieza surrealista acompañada de la impecable interpretación musical en vivo, de Marcos García que  acentúa  la conciencia de nuestra tridimensionalidad, pero aquí,  los sonidos  tienen volumen y los cuerpos  son etéreos.

Bailan: Beatriz Cruz y Elizabeth Mercado