Texto Alejandra Monroy
Video Gustavo Lara-Equihua

«ON, lo real de lo virtual», es la obra que Foramen M. bailó el 16 de octubre de 2011 en la Sala Miguel Covarrubias, cuando tuvo lugar la función de Gala de danza contemporánea, que abrió el encuentro internacional entre Corea y México. El espectador es abordado por una pantalla de video con la pregunta, ¿cuántas veces debe decirse una mentira para que se convierta en una verdad?. La respuesta que esta coreografía arroja de ninguna manera es, muchas o pocas; depende dónde estemos parados para que una afirmación sea verdad o mentira. Esto es fundamental en una generación que cree en la Matrix o que le ha dado por estudiar física cuántica a manera de una neurótica secta religiosa. Marcos Ariel Rossi se cuestiona en esta ocasión, cuales son los limites de lo virtual y lo real, ¿De qué lado del espejo nos encontramos? o¿en que momento cruzamos del universo de las ideas al mundo material? Un poco en este sentido, Rossi explora la relación movimiento- sonido, sonido- movimiento y logra transmitirlo con música electroacústica en vivo. Así obtiene un resultado de mayor conexión sensorial con el público.   En «ON» el movimiento es contundente, no expresa, grita, le da fuerza a las emociones  y las palabras. Esta propuesta es dignamente multidisciplinaria, no se queda en poner en el mismo escenario video y danza, también apela a las letras, movimiento acrobático y teatro. Las atmósferas creadas por una iluminación rica aromáticamente, y las texturas proporcionadas por el video, cambian de mundo a los personajes de una manera constante. Otro uso importante que Rossi le da al video, es el circuito cerrado para proyectar a los bailarines que también vemos en vivo, de este modo cada quien podrá decidir que tan reales son las imágenes virtuales. Claramente se aprecia que detrás de esta pieza hay investigación de movimiento y relación con la percepción, incluso se ve experimentación, con un gran respeto por la técnica. Foramen M. tiene 15 años de existencia y aún se cuestiona, se transforma y evoluciona en su danza sin dejar de danzar.