Texto Alejandra Monroy
Video Gustavo Lara-Equihua
Una plomada, cuelga, como esperando el instante de tocar el suelo y hacerlo explotar. Un viejo escritorio al fondo, una mesa con un viejo reproductor de películas de 8 mm, debajo de este; una muñeca de porcelana de esas que las abuelitas tenían para sacudirlas cada semana. Todo esto ubica al espectador en un mundo de recuerdos de una vida, una mezcla de objetos inanimados pero no pasivos,influyen directamente en el desenlace de este momento danzado. «Asunto Latente» es una pintura surrealista, nacida del subconsciente de esta coreógrafa.
Hoy por hoy, Quiatora Monorriel, no se aprecia como una compañía en búsqueda de una identidad, QM, es una entidad definida, es la abstracción de experiencia y vivencia. La danza mínima de Evoé Sotelo, se aprecia influida por los elementos tecnológicos que han transformado a la humanidad y su manera de percibir al mundo.
En esta pieza la mezcla sonora de Conasupo es un personaje muy parecido a la danza de nuestros interpretes, contenida y emocional, de repente intervenida por un carrusel de diapositivas, una máquina del tiempo en un mundo donde no hay tiempo.
Mauricio Ascencio es desde hace algunos años atrás (probablemente desde antes de «Luz de Neón para Prometeo» en el 2004) pieza clave en las producciones de esta compañía, y se está consolidando como un iluminador y vestuarista de características empáticas, no importa si trabaja con Benito González o Lux Boreal.
La danza mínima nació en la primera década del siglo XXI cuando QM ya había dejado claro que bailan lo que son. Ahora había que bailar de adentro hacia afuera, porque la influencia del mundo ya había sido expresada. Ellos proponen un movimiento; yo propongo de repente también actuar de adentro hacia afuera, y así como Evoé Sotelo, no cuestionar las verdades mundanas sino las verdades humanas.
Con este estreno celebran 20 años de Quiatora Monorriel»…. ¿Por qué Quiatora Monorriel? pues porque suena padre…..»( en entrevista en 2002), pues si, parece que los proyectos exitosos comienzan con la honestidad desde el primer día. felicidades a Evoé Sotelo y Benito González por proponer, experimentar danzar y evolucionar desde un lugar en el que se ven a si mismos con madurez y objetividad.