Texto Alejandra Monroy
Video Gustavo Lara-Equihua

De Santiago de Chile, llegó Anilina Colectivo, a intervenir en el Cerro Cordillera, son un enérgico grupo de jóvenes bailarines que invitan a ver, sentir y vivir la ciudad. Corren, caminan y bailan en los sitios más inesperados. Representan micro dramas en las esquinas, forman fotografías vivientes, sorprenden a los transeúntes y todo esto bajo una dirección, en esta ocasión de Carolina Bravo. «Desviar la mirada» es lo que hacen todos los habitantes, que se encuentran con los aristas, pero no sólo se desvían miradas sino caminos también. Este colectivo es un solo joven dividido en varios cuerpos, una entidad con cierta inocencia y expresión optimista que a no muy largó plazo dará mucho a la danza chilena y las ciudades de sus país.