Texto Alejandra Monroy
Video Gustavo Lara-Equihua

Louise Cazy, y su compañía «Instantes» reprodujeron la interminable escalera de todos los días en un muy especial rincón de Valparaíso. Una subida enmarcada en flores, un descanso con bancas de azulejos (así como de Valparaíso) y una subida más, junto a esas clásicas casas porteñas muy coloridas y un acierto importante en este performance es la música en vivo. El espacio es intervenido por un grupo de bailarinas cuyos personajes son mujeres trabajadoras, que se afanan una y otra vez con un gran peso en las espaldas, suben esa escalera con un loop de movimiento que representa el paso del tiempo sin que lleguen al final dejando su vida en el intento. Por otra parte, un hombre solo con un traje gastado y un portafolios viejo también baila y baila sin llegar a ninguna parte, sin lograr llegar a tiempo con los sueños familiares que al final debe dejar ir al viento.
Si, es todo un drama, pero una bella pieza. Louis Cazy no intervino un espacio arquitectónico reprodujo con su danza- teatro, el alma del lugar, el fantasma humano que quedará ahí para hablar de los habitantes, sus vidas y el sistema al que están sometidos.