Texto Alejandra Monroy
Video Gustavo Lara-Equihua

Hay en la oscuridad, un ser que se descubre a si mismo al primer destello de luz. Claudia Vicuña, artista chilena, crea un personaje que se encuentra literalmente pegado al suelo y lucha por liberarse. Cuando la oscuridad se convierte en penumbra, esa pelea se aligera, la intérprete se convierte de una escapista a una exploradora de su propio cuerpo que persigue la información que los rastros de luz le otorgan; un video, pulcramente proyectado, muestra escenas íntimas en movimiento, es un ataque a lo sensorial, una repetición a mayor escala (como lo dice la intérprete) de lo visto en escena, la luz fragmentada de ese cuerpo, significa para esta escritora por supuesto, iluminación, como la del fuego de Prometeo; ese conocimiento que nos hace falta a cada uno y a todos para poder entendernos como parte de una red que respira. A pesar de que la coreografía se interrumpe para dar paso al video y no interactúan, es un bello elemento integral de una pieza que habla del autoconocimiento, del saber morir y renacer.
La iluminación de Andrés Poirot, comparte el protagonismo con la intérprete, porque tiene el rol de interlocutor con ese ser a quien ayuda a desenvolver sus capacidades hasta el punto de una explosión lumínica y energética; misma que podría dar paso al reinicio del ciclo.
Fue así como arrancó este año en Valparaíso, 11o. Festival «Danza al borde» al que Streamingndance.net ha sido invitado y manifestamos nuestro entusiasmo por ser parte de este episodio dancístico en una ciudad tan llena de color y de gente que lucha por su autonomía, identidad y en contra del colonialismo comercial.
Felicidades Danza al borde, felicidades gente que trabaja, crea y busca una mejor vida en comunidad.