Texto Alejandra Monroy
Video Gustavo Lara-Equihua

Una hora de esculturas vivientes es lo que vimos en «Loop 3» de José Vidal, este coreógrafo hace una especie de representación holográfica de la vida, que se reproduce una y otra vez con cambios de ropa, lo que da la impresión de que la historia se repite sea cual sea la situación geográfica y cultural.
Veo aquí una coreografía concentrada, cuerpos que no dejan de tener contacto, hay momentos en que parecen una sola masa viviente, una forma de ver al ser humano más cercana a ciertos tipos de individuos primitivos que obedecen a una programación natural y básica.
Las pieza de José Vidal es hipnótica y visualmente bella, tiene un elenco con cualidades físicas adecuadas al proyecto, así como una iluminación en completa armonía con la música y el movimiento. Cabe hacer el comentario de que es muy larga para el tipo de obra y resulta densa para el público presente en un foro a la italiana que no permite al espectador mirar este monumento viviente en sus 360 grados.