Texto Alejandra Monroy

Video Gustavo Lara-Equihua

«Caída» es una palabra con un muchas facetas o interpretaciones, pero siempre trae implícita  la sensación de impotencia. Los textos de Santiago Loza son melancólicos, fatalistas y muy apasionados. 

En un escenario con piso blanco y como telón una pantalla de proyección de video, se encuentra Diana Szeinblum, intérprete y coreógrafa de este espectáculo. El poder que tiene la danza es innegable,  pero cuando la interpreta una bailarina tan expresiva y madura en su movimiento puedo decir sin exagerar (como se lo expresé a ella misma) que roba voluntades. 

La danza alterna con la lectura de textos de Loza, algunos leídos por Szeinblum y otros por Emilio García Wehbi. Las proyecciones de caídas en el telón tienen un efecto muy interesante, los colores de los filmes empatan perfectamente con la iluminación, el vestuario y el tema. Ver «La Caída» es una forma muy placentera de desgarrarse la venas», la danza y la literatura son tan potentes que aún sin el resto de los elementos visuales ésta seguiría siendo la misma obra.